miércoles, 24 de agosto de 2011

Todo lo que podemos ser...



Siempre me han llamado la atención los comercios que estando "especializados" en un tipo de producto, como la alimentación, acaba siendo una especie de bazar en el puedes encontrar de todo. Es el caso del Supermercado del pueblecito donde veraneo. Ir a comprar allí supone armarse de paciencia porque nada más entrar la longitud de las colas hace plantearse si realmente es tan necesario lo que has ido a buscar. En mi caso la respuesta aquel día era sí y no tuve más remedio que ponerme en la cola. 
Ya todos conocemos las técnicas de marketing que hacen que piquemos de aquí y de allá productos que no necesitamos pero que vemos mientras esperamos a ser atendidos por la cajera. En este supermercado además de los típicos productos como gominolas, chicles, pilas...se encuentran sillas de playa, sombrillas y estanterías de libros. Una, que es curiosa por naturaleza, y forofa de la lectura empecé a curiosear por las estanterías y di con este libro. 
A pesar de no considerarme una persona superficial soy de las que juzga los libros por sus tapas. Y esta tapa sencillísima me llamó la atención inmediatamente por lo que decía, y es que a pesar de lo enrevesado de la misma ¿quién no ha pensado esto alguna vez? Todos estamos hechos para todos si no fuéramos nosotros...
No pude resistirme a la curiosidad y se vino conmigo a casa y sólo llevo dos capítulos y ya me ha cautivado totalmente, me encantan las reflexiones del personaje. Espero que el libro sea tanto como promete. Os lo recomiendo.
De momento este libro me ha enseñado una cosa y es que no hay que pensar en pasados ni en futuros, hay que vivir y disfrutar del presente, de las personas que te rodean y que te quieren y por eso yo a esa historia que hemos empezado hace poco la titularía: Todo lo que podemos ser tú y yo siendo tal como somos: tú y yo.




2 comentarios:

triste_vida dijo...

Estoy de acuerdo con tu opinión sobre este libro, la verdad es que vale mucho la pena.

El autor también tiene otros libros que son realmente preciosos como "El món groc" o "El mundo amarillo" y "Si tú me dices ven lo dejo todo, pero dime ven"

Todos valen mucho la pena, almenos para mi.

Acaba de disfrutar de la magia del libro. Las letras siempre vale la pena que sean leídas =)

Estela dijo...

Triste_vida: Llevo la mitad del libro y estoy enganchadísima! El fin de semana aproveché para dar una vuelta y llevarme a casa el de "si tú me dices ven..." Cuando acabe los dos te cuento. Gracias por las recomendaciones.